En Valencia a tu costa

jueves, mayo 04, 2017
He tenido un poco abandonado el blog porque he estado unos días disfrutando en Valencia. Disfrutando a costa de vuestro dinero, claro. Es maravilloso comprar un vuelo, comer, cenar, tomar copas con mis amigas sabiendo que cada euro gastado ha salido de los bolsillos de mis perdedores. Es la vida que merece una Diosa como yo, ¿no te parece?


En una noche especialmente loca, se nos fue un poco la mano pidiendo copas es una terraza, en ese momento, dije: “no os preocupéis, yo me encargo”. Abrí Skype y le envié la factura a varios esclavos y sólo puse: “paga”. A los pocos minutos, me llegó un ingreso con la cantidad que reflejaba el ticket. Mis amigas alucinaron: “¿quién te lo ha pagado?”. Entonces les conté que tengo sumisos que se humillan ante mí y además me tributan. No podían creerlo… así que al día siguiente les propuse degradar a alguno.

Decidí premiar al sumiso que me había pagado la cuenta. Mis amigas y yo nos pusimos en bikini y pusimos la cam. Mi pobre perro casi se corre nada más vernos. Le di las gracias por la invitación y, el muy perdedor, se arrodilló y suplicó que le pidiéramos todos los tributos que necesitáramos, que quería que lo pasáramos bien… así que también terminó pagando las pizzas que habíamos encargado.

Después de varias humillaciones terminó lamiendo el semen de la taza del baño mientras mis amigas le miraban con asco. “Es increíble qué haya chicos que hagan estas cosas”, dijo una de mis amigas. “Soy su Diosa. Son felices sirviéndome”.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.